The Liberal Post

Portada Noticias Viral

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, denunció este viernes intentos de EEUU de impedir la llegada de combustible a la isla, en su discurso en el acto por el 66 aniversario del asalto al Cuartel Moncada, declarado aquí Día de la Rebeldía Nacional.

"Hoy denuncio ante el pueblo de Cuba y el mundo que la administración de EEUU ha comenzado a actuar con mayor agresividad para impedir la llegada de combustible a Cuba, con crueles acciones extraterritoriales de bloqueo", expresó Díaz-Canel en el acto efectuado en la ciudad de Bayamo, a 740 kilómetros al este de La Habana,

El mandatario subrayó que Washington trata de impedir por todos los medios el arribo a puertos cubanos de los barcos petroleros, "amenazando brutalmente a las compañías navieras, a los gobiernos de los países donde están registrados los buques y a las empresas de seguro".

Según Díaz-Canel, el plan de EEUU, que calificó de "genocida", está dirigido a afectar aun más la calidad de vida de la población, "su progreso y hasta sus esperanzas", con el objetivo de herir a la familia cubana en su cotidianidad, en sus necesidades básicas, y paralelamente acusar al Gobierno cubano de ineficacia, y buscar el estallido social.

"Qué poco nos conocen. ¿Cuándo acabarán de entender que la heroica familia cubana es capaz de enfrentar y resistir con dignidad los peores asedios y seguir sanando, aun en la distancia, porque nada ni nadie puede dividirla?", añadió.

El mandatario cubano también denunció que idénticas medidas se aplican contra los gobiernos de Venezuela y Nicaragua, y "contra cualquier otra nación que se niegue a aceptar el plan imperial para su destino".

En el acto político estaban presentes además, el general Raúl Castro, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista y uno de los asaltantes al Moncada; el presidente de la Asamblea Nacional del poder Popular (parlamento) Esteban Lazo, y otros dirigentes del Estado y el Gobierno de la isla.

El 26 de julio de 1953, 158 jóvenes dirigidos por el Fidel Castro intentaron tomar por asalto el cuartel Moncada, segunda fortaleza militar del país, ubicado en la oriental provincia de Santiago de Cuba, el hospital Saturnino Lora y el Palacio de Justicia, ambas edificaciones contiguas al cuartel, para ocupar, aprovisionarse de armas, movilizar al pueblo y derrocar la dictadura del general Fulgencio Batista (1952-1958).

De manera simultánea se ejecutaron acciones en el cuartel Carlos Manuel de Céspedes, en la ciudad de Bayamo, 128 kilómetros al oeste de Santiago de Cuba, como una acción de apoyo.

De los 158 asaltantes, seis de ellos murieron durante los combates con las fuerzas de Batista, 55 fueron apresados, torturados y asesinados, 32 encarcelados y condenados a penas de cárcel, 17 juzgados pero absueltos, y 48 que lograron escapar después de evadir los cercos del ejército y la policía.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales:

© 2019

The Liberal Post