The Liberal Post

Portada Noticias Vídeos

La cadena hotelera española Iberostar Hotels & Resorts ratificó su decisión de seguir trabajando en Cuba, a pesar de las presiones que ejerce el Gobierno de Estados Unidos y las amenazas de demandas judiciales amparadas en la ley estadounidense Helms-Burton.

"El hecho de estar aquí (en Cuba), de tener un equipo permanente de profesionales de primer nivel, eso cuesta y hay una inversión detrás, y es la mejor manera de decir: esta es la prueba de que estamos y queremos seguir", expresó Oscar Luis González, director de Marketing Global de Iberostar, a los servicios informativos de la televisión cubana.

Iberostar, junto a la hotelera Meliá, son dos de las compañías españolas con más riesgo a ser demandadas en la isla, después de que el pasado 2 de mayo entrara en vigor el título III de la ley Helms-Burton, que permite a ciudadanos estadounidenses establecer demandas judiciales por el uso de propiedades nacionalizadas o confiscadas en Cuba en la década de 1960.

Seis de las instalaciones turísticas que opera Iberostar en Cuba, están incluidas en una lista de entidades y subentidades restringidas para que ciudadanos de Estados Unidos puedan utilizarlas o efectuar pagos en ellas, de acuerdo a un documento emitido por el Departamento de Estado de EEUU en marzo pasado.

Ellas son el Iberostar Grand Packard Hotel, un hotel de lujo en La Habana; los hoteles Bella Vista, Laguna Azul, y Playa Alameda, todos en Varadero; el Ensenachos, en la provincia de Villa Clara (centro), y el Playa Pilar, al norte de la centro-oriental provincia de Camagüey.

Con 25 años de trabajo en instalaciones turísticas en Cuba, Iberostar Hotels & Resorts opera 21 hoteles en la isla, y aspira a llegar a 30 en 2022.

"Ha sido una simbiosis perfecta y prueba de ello son los 25 años que llevamos operando, el nivel de crecimiento, y esperamos que, como mínimo, existan otros 25 años por delante llenos de éxito", subrayó González a la televisión local.

En opinión del empresario español, la búsqueda de la máxima calidad en el servicio a los clientes está en el centro de las operaciones, que trabaja permanentemente en la formación del personal que labora en las instalaciones turísticas.

"Trabajamos con profesionales cubanos –precisó González–, no estamos aquí para enseñar a nadie, estamos para colaborar con el buen hacer del profesional cubano, y de ahí surgió una buena complementariedad y hemos puesto mucho más hincapié en trabajar de una forma unificada entre la central (Iberostar) en Palma de Mallorca y el equipo cubano".

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales:

© 2019

The Liberal Post