The Liberal Post

Portada Noticias Vídeos

Donald Trump

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, afirmó que Washington quiere diálogo con las autoridades iraníes, pero está dispuesto a tomar medidas de respuesta en caso de provocaciones.

En medio de escalada de tensión en torno a Irán, EEUU desplegó en el golfo Pérsico y cerca del golfo al menos siete buques militares, encabezados por el portaaviones Abraham Lincoln. A la región también fue llevado un batallón de sistemas de defensa antiaérea Patriot.

Bolton, en entrevista con el portal Washington Free Beacon, afirmó que el presidente de EEUU, Donald Trump, desde la campaña de 2016 afirmaba que está dispuesto a reunirse para negociaciones con el líder iraní y trabajar sobre el acuerdo con Teherán "a condición de que ellos renuncien a las armas nucleares y cesen otras acciones malintencionadas a las cuales se dedican".

"Esto significa que, como en el caso con Corea del Norte, (el presidente) está dispuesto a hablar sobre el futuro si ellos renuncian a acciones nucleares u otras acciones inaceptables", dijo.

Además, respondiendo a la pregunta sobre el despliegue de fuerzas armadas adicionales, Bolton afirmó que "la estrategia de seguridad nacional incluye a Irán en la lista de cuatro amenazas principales, y tenemos que estar seguros de que tenemos la posibilidad de impedir este tipo de acciones que amenazan la vida de los estadounidenses y las instalaciones, amenazan al mercado petrolero internacional".

En 2015, Rusia, EEUU, el Reino Unido, China, Francia, Alemania y la Unión Europea (UE) firmaron el PAIC, que estableció limitaciones al programa nuclear iraní para excluir su posible dimensión militar, a cambio del levantamiento de sanciones internacionales.

En mayo de 2018, EEUU anunció su retirada del acuerdo, acusando a Teherán de continuar en secreto su programa nuclear, pese a que 12 informes consecutivos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) afirmaron lo contrario, y restableció desde entonces varias paquetes de sanciones contra Irán, incluyendo medidas punitivas contra empresas y entidades financieras de terceros países que hagan negocios con la república islámica.

Justamente un año después, Teherán anunció la decisión de abandonar una parte de los compromisos asumidos en el marco del PAIC.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales:

© 2019

The Liberal Post