The Liberal Post

Portada Noticias Viral

El Tribunal Supremo Federal de Brasil puede juzgar durante la tarde de este martes una petición de habeas corpus presentada por los abogados del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) cuya votación estaba paralizada desde hace tiempo y se reabrió después de que salieran a la luz informaciones que comprometen la imparcialidad de la Operación Lava Jato.

Fuentes del Supremo explicaron a Sputnik que el segundo grupo de la Corte (compuesto por cinco del total de 11 jueces) continuarán una votación iniciada en diciembre del año pasado pero que fue paralizada por el juez Gilmar Mendes, que pidió más tiempo para analizar el caso.

El propio Mendes cambió de opinión y el lunes 10 de junio pidió que se continuara la votación, que se refiere a un recurso de la defensa de Lula contra el Tribunal Superior de Justicia, por haber rechazada de forma unilateral un recurso contra la condena en el caso del apartamento de Guarujá (São Paulo).

De momento, dos jueces votaron en contra de la petición de los abogados de Lula, por lo que serían necesarios tres votos favorables para que Lula dejara la cárcel y pudiera seguir recurriendo en libertad.

Los jueces tienen en su agenda de este martes analizar este recurso, pero eso no quiere decir que haya una decisión final: podría no dar tiempo a concluir los votos o algún magistrado podría interrumpir la votación pidiendo más tiempo para deliberar, algo bastante común.

Además de este recurso que será analizado, hay otro que aún está pendiente de completar su votación y que se refiere a la idoneidad del juez Sérgio Moro, quien condenó al expresidente en primera instancia.

Los abogados de Lula lo presentaron poco después de que el juez fichara como ministro del Gobierno de Bolsonaro, algo que en su opinión demostró que nunca fue imparcial y que por lo tanto estaría incapacitado para condenar a Lula.

Estos nuevos movimientos en el Tribunal Supremo se producen después de que el 9 de junio el medio digital The Intercept publicara conversaciones privadas que revelan la colaboración entre el juez Moro y el fiscal de la Operación Lava Jato Deltan Dallganol.

Según la defensa de Lula, las conversaciones prueban que Lula fue víctima de una persecución judicial ilegal para evitar que volviera al poder.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales:

© 2019

The Liberal Post