The Liberal Post

Portada Noticias Viral

Nicolas Maduro, vigilante

El Gobierno de Venezuela cree que hay personas sensatas dentro de la oposición, declaró el embajador de este país latinoamericano en Rusia, Carlos Rafael Faría Tortosa, en una rueda de prensa.

"Nosotros confiamos que dentro de la oposición venezolana hay gente sensata, gente que piensa en nuestros hermanos venezolanos, gente que conoce y sabe las graves consecuencias que habría si llegase a suscitarse, por ejemplo, una guerra en nuestro país, una invasión armada por parte de los Estados Unidos, sus aliados", dijo en respuesta a una pregunta de Sputnik sobre las recientes negociaciones con la oposición, celebradas la semana pasada  en Noruega.

Para el diplomático, la reunión en Noruega fue "una extraordinaria oportunidad (...) para poder tener un espacio para las conversaciones, establecer una mesa de diálogo".

"Saludamos este diálogo, (...) ha sido un primer acercamiento", expresó.

En este sentido, el embajador reiteró la disposición del Gobierno venezolano a dialogar con la oposición.

"Nuestro Gobierno es absoluto creyente de que el diálogo es la salida para poder resolver la situación", subrayó.

En cambio, la estrategia de la oposición consiste en "buscar otros métodos para poder lograr llegar al poder, como lo es la violencia, intentos de golpe de Estado, asociarse con Estados extranjeros y promover el boicot contra nuestra economía, ocasionar un terrible daño a nuestro pueblo con todo eso", según el embajador.

Y es que, resaltó, a diferencia del Gobierno, los opositores no cuentan con el apoyo del pueblo venezolano y además están sometidos a presiones por parte de Washington, "a quien no le conviene que el diálogo sea llevado adelante, sea promovido".

Los contactos celebrados en Noruega supusieron el primer acercamiento entre representantes del Gobierno y la oposición desde la más reciente crisis política, que comenzó el pasado mes de enero tras la juramentación del presidente Nicolás Maduro para el período 2019-2025.

El 5 de enero, el diputado Juan Guaidó fue elegido presidente de la Asamblea Nacional, parlamento unicameral de mayoría opositora, en desacato desde 2016.

El 23 de enero, dos días después de que el Tribunal Supremo anulara su designación, el diputado se autoproclamó "presidente encargado" de Venezuela, apelando a un artículo de la Constitución que prevé esa figura en caso de que exista un vacío de poder, pero no bajo el argumento de "usurpación del cargo", como alegó Guaidó.

El presidente Maduro, quien asumió su segundo mandato el 10 de enero tras unas elecciones que la oposición boicoteó, calificó la declaración de Guaidó de intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.

Guaidó fue reconocido de inmediato por los EEUU, a los que se sumaron más de 50 países.

Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros países, siguen apoyando al Gobierno de Maduro.

México y Uruguay se negaron a reconocer a Guaidó, se declararon neutrales y propusieron un diálogo entre las partes para superar la crisis.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales:

© 2019

The Liberal Post