The Liberal Post

Portada Noticias Vídeos

Gasolinera de la petrolera estatal PDV de Venezuela

Pese a la crisis, llenar el tanque de gasolina en Caracas no representa una dificultad para la mayoría, pues al igual que en el resto de Venezuela su precio es insignificante, pero la sanción de EEUU que entrará en vigor el 28 de este mes pone en riesgo este privilegio, lo que genera incertidumbre en el país, según testimonios recogidos por Sputnik.

"Me preocupa que se vienen esas sanciones y el Gobierno no ha dicho qué plan tiene para que no nos afecten, o para que eso no signifique que Caracas tenga un racionamiento de gasolina como los estados Mérida, Táchira, Barquisimeto, Trujillo (todos del oeste del país)", dijo a esta agencia José Rojas de 44 años.

El complemento de las sanciones que EEUU anunció en el mes de enero especifica que el Gobierno de Venezuela no podrá servirse del sistema bancario de ese país para transacciones con el crudo venezolano.

El Departamento del Tesoro dio 90 días por efecto de contratos estructurales y, a partir del 28 de abril, EEUU sancionará a quienes usen su sistema financiero para transacciones comerciales con la estatal Petróleos de Venezuela S.A (PDVSA).

Estas sanciones, explicó a Sputnik el economista experto en hidrocarburos, Rafael Quiroz, dejan a PDVSA prácticamente sin cuentas bancarias, lo que complicará recibir dinero o pagar directamente y, en especial, la compra de gasolina.

"Tenemos servicio de importación hasta el próximo 28 de este mes, importamos 54.000 barriles diarios de gasolina, y (el parque automotor) se consumen diariamente unos 250.000 barriles diarios y producimos cerca de 200.000 y para producirlos necesitamos 39.000 barriles diarios de componentes para la gasolina", añadió.

Quiroz afirmó que a partir del próximo domingo la estatal Petróleos de Venezuela tendrá que recurrir a sus inventarios, los cuales, según el experto, solo alcanzarán para 10 días.

De no conseguir abastecerse por otras vías lo que se avecina "es muy complicado", manifestó el economista.

Para el constituyente Jesús Faría, miembro de la Comisión de Finanzas y exministro de Comercio Exterior, estas sanciones buscan la paralización del país, pero advirtió que la nación no quedará sin gasolina.

"Nosotros no nos vamos a quedar sin gasolina, tenemos siempre alguna opción y la vamos a aplicar para garantizar la tranquilidad, pero todo el malestar, todo el trastorno se le están generando a la población tienen como raíz fundamental las sanciones", acotó.

Por su parte, el constituyente David Paravisini, ingeniero experto en políticas públicas energéticas, destacó en entrevista con Sputnik que el presidente Nicolás Maduro ya debe tener un plan para hacer frente a las medidas que comenzarán a regir en cuatro días.

"Esto debe formar parte de la estructura evaluativa del Gobierno, y debe haber alguna previsión, hemos visto cómo se han fortalecido las alianzas internacionales con Rusia y empresas dedicadas a la energía, también de China, Irán", dijo.

GASOLINA "CASI GRATIS"

En Venezuela, a diferencia del resto del mundo, la gasolina es "casi gratis" en todas las estaciones de servicio y aunque en agosto de 2018 el Gobierno comenzó un plan de recuperación de la economía, que incluía un aumento de su precio, 10 meses después ese incremento aún no se ha aplicado.

El trabajador de una estación de servicios en el este de la capital, que prefirió no ser identificado, dijo a esta agencia que "aquí un litro de gasolina de 95 octanos cuesta seis bolívares (moneda local) pero de los viejos y el de 91 octanos un bolívar, pero también de los viejos, es decir se regala, es casi gratis, pero la gente paga porque es consciente".

Incluso los mecánicos en los talleres de autos lavan sus herramientas y sus manos con gasolina.

En el plan de recuperación, que comenzó en agosto de 2018, se eliminaron cinco ceros a la moneda local.

Un litro de 95 octanos de gasolina es igual a 0,00006 bolívares y de 91 es igual a 0,00001, en un país en el que el un dólar se transa en las calles en 5.000 bolívares.

"El billete más bajo de los nuevos es de dos bolívares (que en dólares serían 0,0004), pero la gente sabe que eso no es nada y nos da 100, 200 o 500 bolívares", agregó.

Además, los trabajadores explicaron que cada camión de 36.000 litros, de los siete que a diario surten a esa estación, cuestan solo dos bolívares.

A pesar de la crisis económica en Venezuela, producto de la caída de los precios del crudo en 2014, escándalos de corrupción, y de las sanciones que desde 2017 apuntan a la industria petrolera que produce el 98 por ciento de los ingresos del país, es común que circulen por las calles camionetas inmensas, cuyos tanques cargan unos 70 litros y casi siempre están llenos.

Neomar Requena, quien explicó que llena tres veces a la semana el tanque de 60 litros de su vehículo, dijo que al gasto de gasolina no lo incluye en su presupuesto del mes, solo se preocupa "por cargar algo de efectivo porque como también el dinero en efectivo está escaso entonces tengo que estar pendiente de tener algo para cuando tenga medio tanque cargar".

En el país con las mayores reservas de crudo extrapesado del mundo, la mayoría de las personas solo pueden usar el billete de más baja denominación para pagar la gasolina, lo que ha conllevado a que la mayoría use sus autos hasta para ir a una cuadra de distancia.

Entre los consultados por esta agencia la mayoría coincidió en la necesidad de que se incremente el precio de los combustibles a valores similares a los internacionales.

Luis Bermúdez, vecino de Caracas, dijo a esta agencia que prefiere "que la aumenten y no que falte, y será como todo habrá quien pueda pagarla y quien no, pero eso mejorara otras cosas, si hay que reducir el uso del carro se reduce".

A juicio de Paravisini, Venezuela se ha convertido en un país de enigmas como "la gasolina, el agua o la electricidad no valen nada", pero consideró que esa situación debe ser atendida "porque las cosas tienen un precio, no se paga un servicio que tiene un costo para el Estado".

"Hay un sujeto de soporte de esta situación política económica, que son los trabajadores que se insertan en este sistema de prestación de servicio sin ni percibir una reposición de su fuerza de trabajo, sus ingresos están por debajo de las líneas mínimas de la cesta básica", expuso el constituyente.

Nelson Plaza afirmó a esta agencia que la posibilidad de un racionamiento de la gasolina "pone la piel de gallina (da miedo)", ante la posibilidad de que la ausencia de combustibles, diluyentes, y de esos 50.000 barriles de gasolina traigan consigo una nueva complicación para los venezolanos.

En estados como Bolívar (sur), Táchira (oeste - fronterizo con Colombia), Mérida (oeste), Barquisimeto (oeste) y Trujillo (oeste) ya son frecuentes largas colas para llenar el tanque de los autos, pero en la capital esto solo ha ocurrido en muy pocas ocasiones ante alguna falla eléctrica o algún inconveniente con los camiones que transportan la gasolina.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales:

© 2019

The Liberal Post