English

The Liberal Post

Portada Política Sucesos Economía Ciencia Tecnología Sociedad Cultura Historia Viajes

Venezuela. Foto de archivo, autor: Eneas De Troya

La situación humanitaria en Venezuela es parte de un plan impulsado por EEUU para causar una implosión social y justificar una intervención militar, dijo este miércoles ante el Consejo de Seguridad de la ONU el embajador del país caribeño en el foro mundial, Samuel Moncada.

“Las acciones humanas que han creado esta situación son parte de un plan de destrucción masiva programado por EEUU y el Reino Unido, con el fin de estrangular la economía nacional, provocar el máximo sufrimiento social, erosionar las capacidades de la nación para sostenerse y lograr una implosión que permita una intervención militar extranjera”, denunció el diplomático.

El Consejo de Seguridad de la ONU (Organización de las Naciones Unidas) celebra este miércoles su tercera reunión en lo que va de este año para analizar la crisis en Venezuela.

Del encuentro, convocado por EEUU, participan el secretario general del foro mundial, António Guterres, y el subsecretario general Adjunto para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock.

La crisis en Venezuela se agravó a partir del 5 de enero, cuando el diputado Juan Guaidó fue elegido presidente de la Asamblea Nacional, parlamento unicameral en desacato desde 2016.

El 23 de enero, dos días después de que el Tribunal Supremo anulara su designación, el legislador se autoproclamó “presidente encargado” del país, apelando a un artículo de la Constitución que prevé la figura en caso de que exista un vacío de poder, pero no bajo el argumento de “usurpación del cargo”, como él alegó.

Maduro, quien asumió su segundo mandato el 10 de enero tras unas elecciones que la oposición boicoteó, calificó la declaración de Guaidó de intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.

Guaidó fue reconocido de inmediato por los EEUU, a los que se sumaron unos 50 países.

Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros países, siguen apoyando al Gobierno de Maduro.

México y Uruguay se negaron a reconocer a Guaidó, se declararon neutrales y propusieron un diálogo entre las partes para superar la crisis.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales: