The Liberal Post

Portada Política Sucesos Economía Ciencia Tecnología Sociedad Cultura Historia Viajes

Iván Duque, presidente de Colombia

El presidente de Colombia, Iván Duque, viajó este martes hacia el municipio de Caldono (suroeste) para reunirse con los indígenas que encabezan una movilización nacional por los incumplimientos de acuerdos de desarrollo firmados con anteriores administraciones.

“Llegamos a Caldono, Cauca, a cumplir la palabra de reunirnos con dirigentes de comunidades indígenas. Nuestro Gobierno ha consensuado un acuerdo cumplible (sic) y fiscalmente responsable. Venimos a ser garantes de lo acordado. Siempre el diálogo estará por encima de las vías de hecho”, indicó Duque en su cuenta de Twitter.

Una delegación del Gobierno negoció con representantes de al menos 10.000 indígenas movilizados durante 27 días en el Cauca en una “minga” (palabra que significa trabajo colaborativo por el bien común) que incluyó el bloqueo de la carretera Panamericana.

Duque, cuya presencia exigió la minga, reclamó que se desbloqueara la carretera, pues la medida ha causado pérdidas de unos 19,3 millones de dólares y desabastecimiento de alimentos y combustibles para ciudades cercanas, como Cali e Ipiales.

En las negociaciones se acordó un desbloqueo de la vía para permitir la llegada de Duque y la firma del acuerdo logrado el sábado por las partes, en el que el Ejecutivo se comprometió a asignar unos 258 millones de dólares para el desarrollo de las comunidades indígenas de esa región.

Los indígenas organizados en el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) reclamaban 1.484 millones de dólares y 41.000 hectáreas de tierras, pues de las 544.900 hectáreas de territorios de propiedad colectiva solamente 37 por ciento son productivas mientras el resto corresponden a parques nacionales, sitios sagrados y predios con otro tipo de restricciones para su explotación.

El lunes, horas antes de que Duque viajara al Cauca, el fiscal general Néstor Humberto Martínez denunció un supuesto plan para atentar contra el presidente cuando se presentara para negociar con la minga.

“Algunos grupos armados organizados que se han infiltrado en este movimiento social e indígena quisieran desarrollar un acto terrorista que podría afectar la seguridad del propio presidente de la República", dijo el fiscal.

Horas después, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, indicó que Duque honraría su compromiso de viajar a Caldono para dialogar con los representantes indígenas, pero adelantó que el “encuentro será en un sitio determinado por los cuerpos de seguridad tras conocerse una amenaza de un posible ataque terrorista”.

El CRIC calificó de irresponsables las afirmaciones de Martínez y aseguró que la organización de la minga cuenta con capacidad para brindar seguridad al presidente.

“Desde la minga del suroccidente colombiano rechazamos contundentemente los señalamientos del fiscal general de la Nación, quien irresponsablemente sigue generando estigmatización y señalamiento a la minga en el tema de infiltración”, dijo el consejero de Derechos Humanos del CRIC, Joe Sauca, en un video difundido a través de Twitter.

El encuentro de Duque con los indígenas se llevaba a cabo a puerta cerrada en una institución del municipio de Caldono y bajo medidas de seguridad de las autoridades y de la propia guardia indígena.

Los indígenas colombianos han organizado protestas nacionales de semanas y meses en 2005, 2009 y 2014.

En todos los casos, exigieron compromisos a los gobiernos de turno para asegurar sus derechos al desarrollo y su protección de las consecuencias del conflicto armado interno.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales:

© 2019

The Liberal Post