English

The Liberal Post

Portada Política Sucesos Economía Ciencia Tecnología Sociedad Cultura Historia Viajes

Asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton

A menudo, especialmente en España escuchamos a ciertos periodistas de derechas hablar de "los muertos del comunismo", suelen cifrar en 100 millones las víctimas que causó el régimen soviético sin apoyarse estudios o citar en que fuente se basan para afirmarlo.

Así, suelen llevar a la práctica el dicho de que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. Mientras tanto, nada o muy poco dicen de lo que ha hecho en las últimas décadas Estados Unidos, ese gran país que en nombre de la "democracia" se ha visto envuelto de una u otra manera en conflictos armados en 37 países diferentes desde que acabó la Segunda Guerra Mundial.

Las fuerzas armadas estadounidenses fueron directamente responsables de entre 10 y 15 millones de muertes durante las guerras de Corea y Vietnam y durante las dos guerras de Irak. Además, hay que sumar otros 14 millones de muertos por conflictos provocados por Estados Unidos en Afganistán, Angola, República Democrática del Congo, Timor Oriental, Guatemala, Indonesia, Pakistán y Sudán.

La CIA apoyó el golpe militar con el que se derrocó al presidente socialista de Chile, Salvador Allende. Y respaldó a la dictadura del general Augusto Pinochet, un auténtico genocida que mató a miles de chilenos en su peculiar forma de entender el concepto "restaurar la democracia".

Estados Unidos también promovió la operación Condor. Un plan ejecutado por 6 gobiernos despóticos de Sudamérica que tenía como objetivo aniquilar a oponentes políticos. Se estima que 13 mil personas murieron en esa operación.

Podríamos dedicar horas a comentar cada una de las acciones con las que Estados Unidos ha sembrado el terror en el mundo. El ejemplo más reciente lo tenemos en Libia.

En 2011 Estados Unidos decidió intervenir en el país con el apoyo de varios países de la OTAN, en una operación que fue liderada por la aviación francesa. Acabaron con el régimen que, a pesar de ser una dictadura, logró que Libia fuera el país más rico y desarrollado de toda África.

Ahora, ocho años después, Libia es un auténtico solar en manos de terroristas en el que nadie ha sido todavía capaz de formar un gobierno.

Y lo peor de todo puede estar todavía por llegar. Durante las últimas semanas desde Washington se está prácticamente copiando el discurso empleado en su día con Libia para referirse ahora a Venezuela.

¿Acabará Estados Unidos iniciando una guerra en Venezuela? ¿Pasarán los venezolanos de estar en "Guatemala" para estar en "Guatepeor"?

 

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales: