English

The Liberal Post

Portada Política Sucesos Economía Ciencia Tecnología Sociedad Cultura Historia Viajes

El delito de "sodomía" sigue siendo perseguido en muchos países como Túnez

Un joven tunecino que denunció haber sufrido una violación por parte de dos hombres ha sido condenado a ocho meses de prisión debido a que las relaciones homosexuales están consideradas un delito en este país del norte de África. Además, durante la investigación el joven fue sometido a un examen anal, lo que organizaciones de derechos humanos consideran una forma de tortura.

El joven declaró que había concertado una cita con otro varón a través de Facebook, pero al llegar descubrió que le habían tendido una trampa: dos personas lo redujeron, le violaron y le robaron el teléfono móvil y la chaqueta.

Nada más librarse de sus agresores acudió a interponer una denuncia por violación y robo. Sin embargo, el fiscal ordenó un examen anal para determinar si había mantenido relaciones sexuales homosexuales con anterioridad. Más tarde, fue detenido por las autoridades basándose en el artículo 230 del código penal del país, que castiga las relaciones entre personas de mismo sexo con penas de hasta 3 años de cárcel.

Tras permanecer un mes en prisión preventiva se ha tenido lugar el juicio, en el que el juez ha estimado que hubo un delito de violación, tan solo una disputa tras haber mantenido relaciones sexuales. Por ello, ha condenado al denunciante con una pena de ocho meses de prisión un delito de sodomía.

Los defensores de los derechos LGTBI luchan ahora por la derogación del artículo 230 del Código Penal que castiga las relaciones homosexuales con penas de prisión. Además, sufren constantes agresiones motivadas por su causa, hasta tal punto que alguno de ellos ha tenido que exiliarse ante las repetidas amenazas de muerte.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales: