English

The Liberal Post

Portada Política Sucesos Economía Ciencia Tecnología Sociedad Cultura Historia Viajes

Protagonistas de esta historia. Foto: BBC

El problema de la violencia doméstica se ceba especialmente con las mujeres, motivo por el cual las leyes de países como España son especialmente duras con el maltrato ejercido por un hombre hacia una mujer en el ámbito de la pareja. Sin embargo, algunas medidas pueden llegar a provocar que ciertos maltratos que se producen, en mucha menor medida pero se producen, no queden suficientemente penados.

Hablamos, por ejemplo, del maltrato ejercido dentro de una pareja homosexual o el ejercido por una mujer a un hombre, así como la violencia hacia los menores o ancianos que conviven en el hogar. Este tema es muy peliagudo, especialmente en España donde muchas personas, sobre todo en las redes sociales, automáticamente tachan a quien plantee estas cuestiones de machista.

El debate se acrecentó la pasada semana después de que la Policía de la ciudad de Bilbao retirase un tuit tras recibir críticas por parte de colectivos feministas. El mensaje decía lo siguiente: "En caso de sufrir malos tratos por parte de tu pareja, seas hombre o mujer, no lo dudes, llámanos, podremos ayudarte, 092".

Las críticas recibidas apuntaban a que el mensaje equiparaba la violencia que sufren las mujeres, que es la mayoritaria dentro del ámbito familiar, con la que puedan sufrir los hombres. A las críticas se sumaron varias concejales de formaciones políticas de izquierdas.

Sin embargo, otras personas apuntan a que el hecho de que la violencia contra los hombres no sea mayoritaria no implica que por eso ya la Policía no tenga que proteger también a esos hombres, por pocos que sean. En este sentido, el youtuber español Joan Planas publicó un vídeo en el que comentó lo sucedido. "Ahora, decir que si eres hombre o mujer y hay alguien que te está pegando, avísanos que te ayudaremos, ¿es machista?", se pregunta el youtuber en su vídeo que ya tiene más de 13 mil votos positivos.

"Seguía con mi novia porque tenía miedo de que me matara"

Mientras se producía este debate en España, en Inglaterra por primera vez se ha condenado a una mujer por violencia doméstica. En un artículo publicado por la BBC, la víctima de estos malos tratos, su exnovio y padre de sus dos hijos, narra en primera persona el calvario por el que pasó.

"Nunca olvidaré el momento en que mi novia, Jordan, vertió agua hirviendo sobre mí por primera vez", comienza a relatar Alex Skeel, un joven británico de 22 años, que sufrió maltrato por parte de su novia durante tres años.

El hombre explica que " todo había comenzado con cosas pequeñas como que no usara el color gris o que no le gustaba mi peinado, pero para aquel entonces ya eran nueve los meses que venía sufriendo abuso físico continuado".

Alex continúa la historia recordando lo que sufrió cuando el agua hirviendo tocó su piel: "el dolor no se parecía a nada que hubiera experimentado antes. Le supliqué que me dejara meterme en un baño lleno de agua fría, era lo único en lo que podía pensar que detuviera la quemazón". A continuación celebra que le dejase meterse en la bañera y recuerda que "el alivio fue instantáneo".

"No puedes imaginar lo increíblemente bien que se siente el hundir tu cuerpo en agua helada después de eso. Es el sentimiento más agradable del mundo. Pero después me obligó a salir, o decía que me volvería a echar agua hirviendo", añade en el artículo publicado por el mencionado medio.

Pero esta historia no acaba aquí, el hombre llega a contar que estuvo a punto de alcanzar una arteria en su muñeca con un cuchillo.

Cuando las lesiones le acaban mandando al hospital, el decía que se había tropezado, que se había golpeado la cabeza o que se había quemado al poner el agua de la ducha muy caliente.

Un vecino llegó a llamar la policía varias veces cuando escuchó gritos en distintas ocasiones. Cuando llegaba la policía, el joven mentía, pero "lo hice para salvarme la vida", explica.

Según su relato sentía cómo su cuerpo se apagaba, llegando a perder más de 30 kilos. Tiempo después los médicos me dijeron que estuvo a 10 días de la muerte, dada la restricción alimenticia a la que había estado sometido.

Un oficial de policía salvó su vida

Todo terminó en 2018, cuando un oficial de la policía acudió a la casa para hacer un seguimiento de una visita que había hecho anteriormente.

Las heridas de Alex eran tan graves en ese momento, y estaba tan demacrado después de haber perdido tanto peso que no pudo aguantarlo más.

Su mujer, Jordan ha sido sentenciada a siete años y medio de prisión, convirtiéndose en la primera mujer condenada por maltrato doméstico en el Reino Unido. Admitió haber tenido un comportamiento controlador o coercitivo en una relación íntima, hiriendo con intención y causando graves daños corporales.

Alex ha guardado todos los documentos de esta historia y espera contarles lo sucedido a sus hijos cuando sean mayores. Solo desea que le digan "Hiciste un buen trabajo, papá".

Sobre la violencia ejercida por mujeres hacia hombres en el ámbito familiar comenta lo siguiente:

"Hay muchos estigmas que impiden que los hombres se expresen y, a menudo, la policía no toma en serio la violencia contra los hombres. Las campañas de abuso doméstico suelen excluir a los hombres. Eso está mal ¿Qué tiene que ver el género con el abuso?", cuestiona.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales: