English

The Liberal Post

Portada Política Sucesos Economía Ciencia Tecnología Sociedad Cultura Historia Viajes

Futura Federación Africana Oriental

El mundo no solo es Europa, Estados Unidos y América Latina, mientras que los medios “mainstream” solo informan de lo que ocurre en Venezuela, el Brexit o la última salida de tono de Donald Trump, en África se están fraguando cambios políticos y sociales que podrían suponer el mayor cambio en el orden mundial desde la caída de la Unión Soviética.

Mientras que Francia mantiene su hegemonía sobre sus antiguas colonias, China se abre paso invirtiendo miles de millones en el continente africano con el claro objetivo de aprovecharse de sus recursos naturales. Sin embargo, en la parte sur del continente la cosa está funcionando de otra manera, mientras que la República de Sudáfrica ha alcanzado unas cotas de bienestar social equiparables a las del mundo occidental, otros seis países limítrofes han formado una comisión encargada de iniciar el proceso para su unión política y de redacción de una constitución común.

Burundi, Kenia, Sudán del Sur, Ruanda, Tanzania y Uganda pretenden así convertirse en una única entidad política llamada Federación Africana Oriental. Estos países ya forman una unión aduanera y comercial denominada Comunidad Africana Oriental, que tiene su sede en la ciudad tanzana de Arusha. Se formó en 2001 con la participación de Kenia, Uganda y Tanzania, a los que se unieron Burundi y Ruanda en 2007, y Sudán del Sur en 2016. Antes, en 1999, se había creado un pasaporte común (a los tres países fundadores), que permitía el libre tránsito de ciudadanos entre ellos, algo similar al espacio Schengen europeo.

La unión monetaria y política estaba prevista para 2015, pero la entrada de Sudán del Sur retrasó las aspiraciones hasta finales de 2018. Cada estado ha nombrado dos expertos (un total de 12) para que se encarguen de iniciar los trámites y redactar la Constitución que debería estar lista en 2021, para ser promulgada en 2023.

En un primer momento esta unión de países tendrá la forma de Confederación, para permitir que los estados adapten sus sistemas antes de convertirse definitivamente en una Federación. La diferencia entre ambas es que lo primero sería algo similar a lo que es hoy la Unión Europea y lo segundo sería una unión más parecida a la de los estados que conforman los Estados Unidos o la Federación de Rusia.

Si finalmente culmina con éxito, el nuevo país sería el más grande de África, con casi dos millones y medio de kilómetros cuadrados de territorio, y el segundo en población del continente tras Nigeria (tendría casi la mitad de población que los Estados Unidos).

Curiosamente la lengua oficial sería el inglés, con el suajili como lengua franca (a la espera de lo que legisle la nueva constitución). La capital del país sería la sede actual de la comunidad, Arusha, en Tanzania y cercana a la frontera de Kenia. La moneda, según una propuesta de 2013 sería el chelín africano oriental. La bandera sería la de la actual comunidad, también susceptible de posible cambio en el futuro.

No obstante, la actual confrontación entre Burundi y Ruanda (y entre Ruanda y Uganda), puesta de manifiesto en la última cumbre de la Comunidad Africana Oriental a principios de febrero de 2019, puede retrasar los planes para la unión. Burundi acusa a Ruanda de haber patrocinado un intento de golpe de estado en 2015. Y Ruanda acusa a Uganda de deportaciones arbitrarias de sus ciudadanos.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos en las redes sociales: