Alemania Europa

Descubren quién filtró datos de políticos alemanes (no fueron los rusos)

11 de enero de 2019
Stefan Traugott

Escrito por:

Descubren quién filtró datos de políticos alemanes (no fueron los rusos)

Las autoridades alemanas han detenido a un joven estudiante que ha reconocido ser el autor de la gran filtración de datos personales de políticos alemanes y Berlín ha descartado que el detenido tuviera vínculos con otros países, a pesar de que medios occidentales se apresuraron en culpar a Rusia de lo sucedido.

La filtración masiva de datos fue tal que incluso se llegó a publicar en Twitter los datos de la tarjeta de crédito de la canciller Angela Merkel. Todo comenzó el pasado mes de diciembre, cuando diferentes cuentas de Twitter comenzaron a publicar información personal de políticos, pero pasó desapercibida hasta los primeros días de este año 2019.

La fuga de datos incluía direcciones de correo electrónico, números de teléfono, fotografías de carnés de identificación, detalles de tarjetas de crédito y hasta historiales de chat personales. Mientras se investigaba lo sucedido, los medios no tardaron en comenzar a circular versiones que culpaban a Rusia de estar detrás de este ataque como parte de su supuesta guerra híbrida contra las democracias occidentales.

Lejos de cualquier trama de espionaje con participación de la Inteligencia rusa, la Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania (Bundeskriminalamt o BKA, en alemán) desveló el pasado 8 de enero que la realidad era mucho más simple.

El sospechoso arrestado es un estudiante de 20 años que vive con sus padres en la región alemana de Hesse y ya habría confesado la autoría del hecho antes de recuperar su libertad. Ese joven habría actuado debido a su “irritación por las declaraciones” de políticos y otras figuras públicas afectadas por la filtración, según aseveró durante una rueda de prensa el fiscal general germano, Georg Ungelfuk.

Tanto el ministro del Interior de Alemania, Horst Seehofer, como el director del BKA, Holger Munch, y su homólogo de la Oficina para la Seguridad de la Información (BSI), Arne Schonbohm, rechazaron la posibilidad de que otros países estuvieran involucrados en el asunto.

Según los investigadores, el detenido no utilizó ningún programa malicioso, sino que se aprovechó de las prácticas de seguridad poco eficientes de sus víctimas. Al respecto, Seehofer recomendó que las personas establezcan contraseñas más seguras en sus servicios informáticos, informa Reuters.