América Estados Unidos

Crean un “marcapasos cerebral” para combatir la epilepsia y el párkinson

2 de enero de 2019
Jasmine Heath

Escrito por:

Crean un “marcapasos cerebral” para combatir la epilepsia y el párkinson

Un grupo de científicos estadounidenses han logrado desarrollar un dispositivo, que funciona como una especie de “marcapasos cerebral”, que puede prevenir los temblores causados por enfermedades neurológicas como el párkinson o la epilepsia. El trabajo de estos científicos ha sido publicado por la revista Nature Biomedical Engineering el pasado lunes.

El dispositivo llamado WAND, monitoriza la actividad eléctrica y genera una corriente para estimular determinadas zonas de nuestro cerebro en caso de que detectara alguna anomalía causada por enfermedades como la epilepsia o el párkinson.

Los diseñadores de este prototipo, investigadores de la Universidad de California (Estados Unidos), han publicado un comunicado en el que explican que confían en que el aparato puede ser un método “extremadamente efectivo” para evitar convulsiones y otros síntomas, aunque sostienen que todavía faltan años para poder comercializarlo.

“Las señalas eléctricas que preceden a un temblor pueden ser extremadamente sutiles, lo mismo que la frecuencia y la fuerza de la estimulación requerida para prevenirlos”, advierten en el documento.

El equipo responsable del WAND prevé trabajar, durante los próximos años, con un equipo de doctores para efectuar los “pequeños ajustes” necesarios para determinar “la terapia adecuada para cada paciente”.

Como prueba de la funcionalidad del dispositivo, los investigadores lo han empleado para reconocer y retrasar el movimieno de un brazo en primates.

El líder del equipo de investigadores, Rikky Muller, ha subrayado que el aparato es capaz de detectar señales eléctricas y enviar estímulos al mismo tiempo en una sola región cerebral, algo que no pueden hacer otros dispositivos similares.

El WAND puede monitorizar la actividad cerebral en 128 puntos de forma simultánea, mientras que los detectores actuales solo alcanzan a controlar ocho señales al mismo tiempo.