Dinamarca aprueba enviar a una isla a delincuentes extranjeros

Dinamarca, el más meridional de los países nórdicos, planea aislar a los delincuentes extranjeros en una isla pequeña y de difícil acceso, que actualmente aloja laboratorios, establos y crematorios de un centro de investigación de enfermedades animales contagiosas.

El Parlamento de Dinamarca aprobó el día 13 de diciembre el presupuesto para el próximo ejercicio, en el año 2019, cuentas en las que se incluye una propuesta para trasladar a los migrantes “indeseados” a una pequeña isla al sureste del país.

El plan afecta a peticionarios con solicitud de asilo rechazada que han cometido delitos graves y también a los delincuentes extranjeros que no pueden ser devueltos a sus países porque no los acepten o porque se arriesguen a sufrir torturas. De esta manera los migrantes que son condenados por infracciones penales, ley de armas, tráfico de drogas, entre otras, serán trasladados a la isla deshabitada de Lindholm.

“El pueblo piensa que esta no es la solución a los problemas reales”, ha afirmado Mikael Smed, el alcalde de la municipalidad de Vordingborg, en la que se encuadra la isla.

El plan del Ejecutivo de Dinamarca ha sido criticado por responsables de Derechos Humanos de Naciones Unidas, la que entienden como una muestra de la postura migratoria danesa, cada vez más cerrada. Asimismo el Instituto de Derechos Humanos considera que esta medida está “al borde de la legalidad”, ya que se trata de personas que han cumplido pena y no se les puede privar de libertad.

La isla estará controlada por las autoridades penitenciarias, en ella habrá policía de patrulla y los internos podrán abandonar el lugar durante el día en transbordador hasta la localidad de Kalvehave, pero deberán regresar de noche.

A propósito de estos desplazamientos el portavoz de extranjería del DF, Martin Henriksen declaró en el medio canal TV2:

“Minimizaremos la cantidad de frecuencias tanto como sea posible. Lo haremos tan molesto y tan caro como se pueda”.

Según la ministra de Integración, Inger Støjberg:

“Los extranjeros que han abusado de la confianza de la sociedad danesa y cometido actos criminales deben tener las condiciones más austeras posibles y ser controlados de forma consecuente”.

Støjberg, quien es la cara más visible en materia migratoria en el Gobierno de Lars Rasmussen, ya había asegurado un par de años antes, que el objetivo para los delincuentes extranjeros era hacerles la vida “lo más insoportable posible”.

Compartir