Europa Francia

Macron sube el salario mínimo tras “los chalecos amarillos”

17 de diciembre de 2018
Mariette Dionne

Escrito por:

Macron sube el salario mínimo tras “los chalecos amarillos”

Las protestas de los “chalecos amarillos” y la ola de indiganación que recorre Francia hacen que caiga la imagen del ejecutivo de Emmanuel Macron por lo que se ha decidido ‘a mover ficha’ aumentando el salario mínimo interprofesional y realizando mejoras sociales.

En Francia ahora el salario mínimo es de 1.498,47 euros brutos y 1.184,93 euros netos, las horas extras pasarán el próximo año 2019 a estar exentas de impuestos y contribuciones sociales y la subida del CSG, que es un impuesto para financiar los servicios sociales, se reducirá para los jubilados con sueldos inferiores a los 2.000 euros mensuales.

Macron asimismo desde el Palacio del Elíseo, ha justificado en un discurso las protestas realizando un ejercicio de autocrítica:

“La cólera que hoy se expresa es justa en muchos aspectos” afirmó en presidente francés.

El dirigente ha recibido multitud de críticas por sus gestos, como por ejemplo por la eliminación del impuesto a la fortuna mientras hay recortes en los servicios sociales.

El paquete de medidas aprobado ahora por el presidente incluye además una medida aprobada la pasada semana, en la que se anuló la subida de la tasa al carburante prevista para el próximo año 2019. Principal detonante de las protestas de los “chalecos amarillos”.

Aún así, Macron mantendrá la eliminación del impuesto a los ricos, una medida que provocó gran indignación en parte de la sociedad francesa.

Con estas disposiciones, el presidente francés busca aumentar su popularidad, ahora toca esperar para comprobar si estas atenuarán la tensión que vive Francia en estos momentos.

Los chalecos amarillos

Las protestas han ido aumentando en el país galo como consecuencia de la precariedad a la que está sometido. Varios son los factores que han ocasionado protestas e incidentes en Francia en los últimos meses, entre ellos el auge de la extrema derecha, la caída del Partido Socialista y la debilidad de los conservadores, todo ello ha provocado un hastío entre los votantes quienes “votan al menos malo” y que junto a la subida del precio del carburante ha detonado, dejando a más de 100 personas detenidas y múltiples heridos en el transcurso de las protestas.

Los manifestantes, denominados los “chalecos amarillos” por portar esta indumentaria como signo de protesta, no cuentan con un líder, pero cuentan con un amplísimo apoyo entre la población por lo que el presidente, Emmanuel Macron, ha decidido tomar estas medidas entre las que se encuentra la subida, en cien euros, del salario mínimo.