Europa Rusia

Rusia y Ucrania: Aumenta drásticamente la tensión

27 de noviembre de 2018
Julia Vorobyova

Escrito por:

Rusia y Ucrania: Aumenta drásticamente la tensión

Aumenta la tensión entre Rusia y Ucrania, en esta ocasión, su crisis más peligrosa de los últimos tiempos.

La tensión entre ambas naciones se disparó el domingo cuando las fuerzas navales rusas capturaron tras abrir fuego a tres buques de la marina ucraniana, lo que se saldó con varios heridos en el ejército de Kiev, y amenaza con resquebrajar la paz.

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, decretó durante una declaración televisada el estado de excepción con el visto bueno del Parlamento. En principio, el estado de excepción se extenderá hasta el 25 enero en las zonas más vulnerables a un ataque ruso.

Moscú justificó esta acción afirmando que en su ataque, según Dmitri Peskov, el portavoz del Kremlin, habían actuado “en estricta conformidad” con “el derecho internacional”. Asimismo aseguraba que se habían utilizado armas a consecuencia de la violación de “la frontera rusa” y por estar llevándose “a cabo acciones ilegales en aguas territoriales rusas” por parte de Ucrania.

Ya son muchos los episodios que viven Rusia y Ucrania desde la anexión de Crimea por parte de los rusos en 2014, ahora el conflicto yace en las aguas del mar Azov con una confrontación directa entre los dos ejércitos.

Tras la construcción de los 19 kilómetros de puente que unen Rusia y Crimea, el Kremlin ya ha detenido más de 150 barcos, lo que ha ocasionado grandes pérdidas en la economía y comercio ucraniano.

Crimea no puede entenderse sin el Azov y viceversa. La península está bañada principalmente por el mar Negro, pero el Azov le cubre las espaldas y la ‘expropiación’ de este mar ahogaría económicamente a Ucrania y a muchas ciudades costeras. Rusia en estos momentos ya ejerce una gran presión en todo el comercio marítimo de Kiev, ya que controla el estrecho de Kerch.

Las metrópolis más afectadas son Mariupol, Berdiansk y Henichesk, que son ciudades ucranianas portuarias que dependen de este mar para su salida al mar Negro. Si Rusia acaba ocupando esas aguas, la presión para Ucrania será aún mayor.

Una presión que si sigue creciendo, puede acabar convirtiéndose en un conflicto armado entre ambos países.